Un paseo musical en los lugares de Tosca | Turismo Roma
Vive Roma, descubre Roma
Servicios turísticos y oferta cultural
+39060608
Your tailor-made trip

Social Block

You are here

Un paseo musical en los lugares de Tosca

Cupola di Sant'Andrea della Valle

Habría un drama que, si todavía estuviera en mi carrera, haría música con toda el alma, y es Tosca
(Giuseppe Verdi)

Roma es sinónimo de arte, cultura y belleza, representada en las obras y escritos de los más grandes artistas, músicos y poetas. Custodio durante siglos de preciosas gemas artísticas, siempre ha sido el escenario físico e ideal para obras maestras del cine y grandes melodías. Entre ellos, un papel importante lo desempeña Tosca, una ópera de Giacomo Puccini de 1889, sobre un libreto de Giuseppe Giacosa y Luigi Illica, inspirado en el drama homónimo de Victorien Sardou.

Tosca y Roma, un vínculo indisoluble: el nombre de una evoca inmediatamente el recuerdo de la otra. La historia de amor, celos, poder y muerte tiene lugar, de hecho, en la Ciudad Eterna en un solo día, el 14 de junio de 1800, en el momento de la caída de la República Romana, la Restauración de los Estados Pontificios y los ecos revolucionarios procedentes de Francia. Fue en Roma, en el Teatro Costanzi, donde el 14 de enero de 1900 tuvo lugar la primera representación del melodrama en presencia del autor.
Con un agradable paseo por el centro histórico, descubrimos los lugares donde se desarrolla la ópera más querida del compositor toscano, para revivir su sugestiva atmósfera y encontrarnos en el centro de sus auténticos “escenarios”: tres espléndidas escenas, para otros tantos actos conmovedores que giran en torno a los tres protagonistas, la cantante Floria Tosca, el pintor Mario Cavaradossi y el jefe de policía Scarpia.  

Basílica de Sant’Andrea della Valle - Acto I

L’arte nel suo mistero,
le diverse bellezze insiem confonde...
Ma nel ritrar costei,
Il mio solo pensiero,
Il mio sol pensier sei tu,
Tosca, sei tu!
(Recondita armonia, Cavaradossi, Acto I, Escena III)

Cerca de Corso Vittorio Emanuele y Corso Rinascimento, en la Piazza Vidoni, se encuentra la Basílica de Sant’Andrea della Valle, el magnífico fondo del famoso dúo entre Tosca y Cavaradossi y el majestuoso Te Deum. Iniciado en 1591 y completado sólo en la segunda mitad del siglo siguiente, vio la intervención de arquitectos como Francesco Grimaldi, Giacomo Della Porta, Carlo Maderno y Carlo Rainaldi. La elegante fachada de travertino de Rainaldi es el preludio de un vasto interior en forma de cruz latina, coronado por la hermosa cúpula del Maderno, pintada al fresco por Giovanni Lanfranco con la Gloria del Paraíso – una obra maestra del ilusionismo barroco – y embellecida por las pechinas de Domenichino. No hay que perderse el ábside, con oro y frescos de Mattia Preti, y la Capilla Barberini, de la que Puccini se inspiró para la Cappella Attavanti en la ficción escénica.

Aquí, Cavaradossi está pintando un cuadro de la Magdalena con los rasgos de la marquesa Attavanti, entonando la espléndida aria “Recondita armonia”, cuando se encuentra con el bonapartista Cesare Angelotti, que se escapó de Castel Sant’Angelo, a quien ayuda a escapar. Poco después llega Floria Tosca, cantante y amante del pintor, que por un malentendido se ve atrapada por unos celos imparables. Sin embargo, los dos amantes se compensan con las notas de un dúo apasionado. Entre las maravillas barrocas de la Basílica, entra en escena el barón Scarpia, en busca del fugitivo Angelotti y enamorado de Tosca, que medita sus diabólicos planes durante la celebración del Te Deum y vuelve a despertar las sospechas de celos de la mujer.

Palacio Farnese - Acto II

Vissi d’arte, vissi d’amore,
non feci mai male ad anima viva!...
Con man furtiva quante miserie conobbi, aiutai…
(Vissi d’arte, Tosca, Acto II, Escena V)

Desde Sant’Andrea della Valle, caminando en dirección al animado Campo de’ Fiori, se llega a la Piazza Farnese, dominada por el Palacio del mismo nombre del siglo XVI, teatro del segundo acto. Fue iniciado en 1517 por Antonio Sangallo el Joven, encargado por Alessandro Farnese (más tarde Papa Pablo III), seguido por Miguel Ángel y Vignola, y finalmente completado por Giacomo Della Porta en 1589.
Hoy en día es la sede de la Embajada de Francia, por su forma el Pala cioFarnese fue una vez llamado “el dado Farnese” y considerado una de las cuatro maravillas de Roma: el elegante vestíbulo, el refinado patio, el encantador jardín, las galerías y los suntuosos salones ricamente decorados. Entre ellas se encuentran la famosa Galería del piano nobile, pintada al fresco por Annibale Carracci entre 1597 y 1608, con la colaboración de su hermano Agostino, Lanfranco y Domenichino, y la Sala dei Fasti Farnesiani, obra de Francesco Salviati y los Hermanos Zuccari.

El Palacio es la residencia del Barón Scarpia, donde, además de tener lugar toda la parte central de la ópera, se desarrolla una escena de gran patetismo. Mario Cavaradossi está aquí, después de haber sido arrestado y torturado por ayudar a la buscada Angelotti. Tosca, para ayudar a su amante, se hace cargo del escondite del fugitivo en Scarpia. La repentina noticia de la derrota austriaca en Marengo provoca, sin embargo, el júbilo del pintor, que es condenado definitivamente a muerte. La cantante, dispuesta a hacer cualquier cosa para salvarlo, canta la conmovedora “Vissi d’arte” y acepta entregarse a Scarpia a cambio de un perdón y un salvoconducto. En el momento en que el hombre se acerca a ella, Tosca lo mata con una daga. Arrepentida, apaga el candelabro de la mesa, toma dos velas y las coloca a los lados de la cabeza del barón, descansando religiosamente un crucifijo en su pecho.

Castillo Sant’Angelo - Acto III

Svanì per sempre il sogno mio d’amore...
L’ora è fuggita... E muoio disperato!
E non ho amato mai tanto la vita!
(E lucevan le stelle, Cavaradossi, Acto III, Escena II)

Detrás del Palacio Farnese se llega al romántico paseo fluvial, desde el cual, caminando a la derecha, se llega al Ponte Sant’Angelo, sugestivo acceso al imponente Castillo Sant’Angelo, al otro lado del Tíber. Construido alrededor del año 123 d.C. como tumba del emperador Adriano y su familia, el Castillo ha sido protagonista de la historia de Roma durante unos dos mil años: mausoleo, corte, fortaleza y residencia papal, prisión del Resurgimiento y teatro de fusilamientos y, desde 1925, el Museo Nacional que alberga pinturas, esculturas, armas y exposiciones de diversas épocas.
Subiendo por los distintos niveles construidos a lo largo del tiempo, y caminando por las poderosas murallas, patios, logias, salas renacentistas y mazmorras, donde también estuvieron presos Cagliostro y Benvenuto Cellini, se llega a la Terrazza dell’Angelo, tan espectacular como fundamental en la conclusión dramática de la ópera de Puccini.

En uno de los monumentos más emblemáticos de Roma, se escenifica el tercer y último acto. Es la madrugada: Mario Cavaradossi espera ser ejecutado, y canta las melancólicas notas de “E lucevan le stelle”, una de las arias más conmovedoras de toda la ópera y de la historia del Bel Canto. Estos son los recuerdos musicales del pintor, que recuerda los momentos que vivió con su amada Tosca. La mujer llega repentinamente y le dice a su amado que por fin están a salvo: le muestra el salvoconducto, informándole del falso tiroteo acordado con Scarpia. Pero cuando Tosca se da cuenta de que Cavaradossi ha sido realmente ejecutado y ve a los guardias que la persiguen por el asesinato de Scarpia, desesperada, se suicida arrojándose desde la terraza del Castillo, mientras grita “¡Oh Scarpia, ante Dios!”.

Share Condividi

Media gallery

Media gallery
Cupola di Sant'Andrea della Valle

Node Json Itinerari Block

Mapa interactivo

ELIGE EVENTOS Y SERVICIOS CERCANOS

The itinerary's places